Estamos en una época llena de situaciones nuevas para toda la familia. Nuestras mascotas no son una excepción ya que también se ven afectadas por nuestros cambios de rutina. En el caso de un perro, esta influencia es mayor, porque el resto de animales no suelen salir de casa ni dependen tanto de nuestros hábitos y horarios.

Algunos perros desarrollaron durante la etapa de confinamiento en casa, cuando estábamos con ellos las 24 horas del día, una fuerte dependencia emocional. En el caso de cachorros o adultos recién adoptados, así como en perros que anteriormente tenían algún trastorno de ansiedad, esta situación puede ser más acentuada.

Pero, para entender el porqué del problema, vamos primero a plantear el contexto:

¿Cómo es para un perro la vida en la ciudad?

Salvo excepciones, la vida de nuestros perros se desarrolla en núcleos urbanos. Durante los últimos meses, el ritmo de este entorno ha cambiado con solo semanas de diferencia:

Vida en la ciudad: estímulos constantes y de todo tipo (sonidos, movimiento…), todo sucede con rapidez, socialización constante con otros perros y personas, parte del día solo en casa y horarios fijos de salida.

Confinamiento repentino: de un día para otro las salidas a la calle se reducen en tiempo y frecuencia, cambian los horarios y pasamos el día entero juntos, se elimina por completo la socialización, desaparece la actividad física, el exterior se convierte en un lugar tranquilo y vacío.

Desescalada: vuelven los horarios, la separación, aumentan las salidas y el ejercicio físico, progresivamente el exterior se vuelve a saturar y acelerar, reducimos la distancia social.

Como es evidente, estos cambios tan extremos traen consigo unas consecuencias que pueden afectar al bienestar canino.

perro casa confinamiento

Consecuencias del confinamiento canino

En caso de que durante el tiempo de cuarentena no hayamos trabajado la independencia del perro con actividades que hagan al animal autónomo a pesar de estar acompañado, el retorno a la normalidad puede acarrear problemas como:

– Dependencia emocional

– Ansiedad por separación

– Dificultad para socializar

– Sedentarismo físico

Afortunadamente, el proceso de desescalada está dividido en fases que dosifican el cambio, lo cual puede ayudarnos a gestionar junto a nuestro perro la readaptación.

Consejos para volver a la rutina sin estrés

Siguiendo estas recomendaciones prácticas, podemos acompañar a nuestra mascota en el trayecto hacia la nueva normalidad:

1) Entrenamiento mental

Realizar en casa actividades estimulantes, como resolver retos de olfato o convertir la comida en un juego, ayuda al perro a desarrollar su inteligencia y ser más independienteExisten muchos juguetes, comederos inteligentes y accesorios interactivos que son perfectos para ejercitar su mente.

Aquí tienes algunas alternativas al comedero que activan su cerebro para regular la ansiedad

perro kong juguete estres

2) Socialización progresiva

Ahora ya tenemos mayor opción para elegir el horario y la duración de las salidas a la calle, así que lo ideal es hacer un cambio gradual. Empezaremos por paseos en horas tranquilas, sin prisas ni referencias, es decir evitaremos los desplazamientos estrictos y la simplificación «voy de casa al parque y vuelta» o «paseo 5 minutos exactos». Un paseo relajado y libre le permitirá ir a su ritmo, olfatear, improvisar e interactuar cuando quiera (si quiere). No debemos forzar ningún encuentro con otros animales o personas si el perro no está listo.

3) Actividad física

A raíz de la reducción de las salidas al exterior también hemos eliminado durante meses las actividades más exigentes: deporte canino, grandes rutas, socialización masiva. Lo recomendable para retomarlas es hacerlo poco a poco para no crear un choque que pueda desestabilizar al animal tanto física como anímicamente. Empezaremos paseando con correa larga para permitir la exploración, pero no iremos directamente al pipicán; ejercitaremos con algunos juegos de entrenamiento cortos o poco intensos, pero no nos escaparemos a hacer una ruta de 2o kilómetros por la montaña ni volveremos de golpe al agility.

4) Ayudas naturales

Los productos nutracéuticos son suplementos de origen orgánico, normalmente están compuestos de una combinación de hierbas calmantes y funcionan muy bien como apoyo natural para perros en etapas de adaptación a nuevos entornos o rutinas. Además están disponibles en una amplia variedad de formatos, desde masticables hasta sprays de efecto inmediato o collares que liberan feromonas tranquilizantes.Aquí tienes una muestra de los nutracéuticos más efectivos que solemos recomendar para estos casos.

perro-obedece-llamada

Recuerda: ante una situación compleja, tú puedes ayudar a tu perro a llevarla mejor. 🙂

Esperamos que estos consejos te sean de utilidad. ¡Feliz vuelta a las rutina!

Si tienes alguna duda o tu perro está sufriendo problemas de comportamiento, no olvides que puedes reservar cita en nuestro un consultorio de Educación Canina gratuito.

>> Si estás cerca de Massanassa (Valencia), el próximo sábado 27 de junio, veremos este tema en un Taller gratuita. ¡Reserva tu plaza! <<